La madre Mary Angélica de la Anunciación, creadora de un emporio de comunicación católico cuyo contenido llega actualmente a 264 millones de hogares de todo el mundo según el EWTN, murió este domingo a los 92 años, según informó Eternal World Television Network (EWTN).

"La madre Angélica fue la única mujer en la historia de la televisión que fundó y dirigió un canal de cable durante 20 años", dijo Raymond Arroyo, el responsable de la división de noticias de EWTN, al comunicar su fallecimiento.

Nacida el 20 de abril de 1923 en Canton, Ohio (EE.UU.), en una familia de origen siciliano, Rita Antoinette Rizzo entró en un convento de monjas franciscanas de clausura en 1944 y en 1953 profesó los votos.

La monja, que obtuvo un permiso especial del Vaticano para grabar mensajes para la radio y dar conferencias fuera del convento pese a pertenecer a una orden de clausura, murió en el monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles, que ella mismo fundó en Hanceville (Alabama, sur de EE.UU.) en 1962.

Además de EWTN, la madre Mary Angélica fue fundadora de dos órdenes religiosas y su rostro y sus palabras llegaron a millones de personas en el mundo a lo largo de dos décadas.

Su primer programa de televisión se emitió en 1978 y fue producido en un estudio local.

Cuatro años después, en 1981, EWTN recibió autorización para emitir y se convirtió en el primer canal católico de televisión por satélite de EE.UU.

Al comienzo llegaba a una audiencia de 60.000 espectadores con una programación de cuatro horas al día.

Hoy tiene un público de 264 millones de hogares en 145 países y territorios que reciben vía satélite, por radio y por web.

Según su web, EWTN es la mayor cadena católica de medios del mundo, cuenta con once canales de televisión que emiten contenidos distintos en varias lenguas y también con numerosas plataformas de radio, medios online y digitales, servicios de noticias globales y un grupo editorial.

"La fe es lo que hace que arranques, la esperanza lo que te hace seguir adelante y el amor lo que te lleva hasta el final", señala la web de EWTN parafraseando a la madre Mary Angélica en un homenaje póstumo.

PUB/FHA