A sus 91 años, y después de que su esposo falleció, una mujer decidió abandonar su tratamiento contra el cáncer para viajar y tener la aventura de su vida