Una fiscalía federal ha sido convocada y podría inculpar a Noor Salman, la esposa de Omar Mateen, desde este miércoles.

Salman dijo a agentes federales que intentó disuadir a su marido de cometer el atentado, según reportó la cadena NBC News. También haber estado con él al momento de comprar municiones. Además, lo habría llevado en una ocasión en auto al lugar del atentado, la discoteca gay Pulse, porque Mateen quería verla de más cerca.

“Parecería que tenía un cierto conocimiento de lo que estaba pasando”, dijo el senador Angus King, después de haber sido informado sobre los últimos elementos de la investigación. Expresándose en CNN, King añadió que “se trata por seguro, diría yo, de una persona de interés en este momento. (Salman) parece cooperar y puede darnos información importante”.

Según FoxNews.com, quien cita a una fuente del FBI, los magistrados buscan contra Salman una inculpación por complicidad por 49 homicidios y 53 intentos de homicidio, así como por haber ocultado información a los servicios de policía y de justicia sobre el ataque.

Omar Mateen, de 29 años, era un ciudadano estadounidense nacido en Nueva York, sus padres eran originarios de Afganistán. Trabajaba como guardia para una compañía de seguridad privada. Se trataba de “un joven en cólera, perturbado, inestable y que se convirtió en radical”, en parte por la propaganda que habría absorbido a través del internet, según declaró el presidente de EEUU, Barack Obama.

Mateen estuvo casado dos veces y su primera mujer, Sitora Yusufiy, lo describió como mentalmente inestable y dijo que solía golpearla. Contó que se había fugado del domicilio conyugal cuatro meses después de su casamiento.

 

PUB/IAM