No todo en la vida es tomarse fotos arriesgadas, más aún si se trata de animales salvajes en Sudáfrica. Dos jóvenes resultaron heridos tras ser atacados por un rinoceronte momentos después de tomarse una fotografía muy cerca del animal.

Chantal Beyer, estudiante de 24 años de Johannesburgo, visitaba la reserva natural Aloe Ridge cuando el dueño del lugar, Alex Richter, la animó a tomarse una foto junto a los rinocerontes. La fotografía capta los segundos previos al ataque.

La embestida dejó a Beyer con un pulmón perforado y costillas rotas. Ahora la joven se encuentra estable en un hospital de Krugersdorp, según el Daily Telegraph.