Una desesperada carta de auxilio envió una madre a través de las tareas de su hijo, para tratar de frenar el maltrato del que era víctima.

La mujer pidió a su hijo de ocho años que mostrara la tarea a su profesora en una escuela de la ciudad de Banelmádena, en la ciudad española de Málaga,   que no olvidara mostrar los resultados de su trabajo en casa.

En el cuaderno, la mujer explicaba la violencia que sufría y que vivía prácticamente recluida en su hogar, controlada y aislada por su marido.

Gracias a que la carta fue leída por los profesores, según consigna el diario El País, el hombre de 52 años fue detenido para posteriormente quedar con una orden de alejamiento de la mujer y una tobillera electrónica para monitorear que cumpla con la medida.

La mujer tomó la desesperada medida para pedir ayuda porque no tenía acceso al teléfono y el marido no la dejaba salir de casa sola.

La situación se habría prolongado desde que el matrimonio, ambos de nacionalidad uruguaya, se instaló en Benalmádena. Las humillaciones eran continuas y el aislamiento al que estaba sometida la mujer, le impedía contar con un círculo de amistad y de apoyo al que pedir ayuda.

PUB/NL