El senador del MPP y ex presidente José Mujica visitó el Reino Unido para dar una conferencia en la Universidad de Oxford y en una entrevista con BBC Mundo habló, entre otros temas, de la situación de Venezuela.

Dijo que el referéndum revocatorio no es algo que "va a resolver el problema de fondo, el problema es la voluntad de conversar y dialogar" por lo que "puede ser muy importante" pero "se necesitan ciertas reformas económicas que ayuden a resolver el problema económico".

"El revocatorio no va a dar comida a la gente ni va a repartir más cosas. Lo más urgente es tratar de resolver lo más grave de la economía. Con esa inflación y disparidad monetaria es muy difícil para cualquiera. Habría que poner un mago al frente de la economía", dijo el senador.

Además, sostuvo que el mandatario venezolano Nicolás Maduro está "demasiado cerrado". "Tiene la estrategia de que si aflojan un poquito, los pasan por arriba. Negociar no es aflojar, es ser inteligente", dijo.

Ante la pregunta de si con Hugo Chávez la situación sería diferente, Mujica respondió: "No sé si sería distinto, pero Chávez era un formidable negociador, solo hay que ver los conflictos con Colombia cómo los pudo encaminar y los arregló rápidamente".

Mujica cree que en este momento lo mejor sería que Venezuela pida ayuda a los países de la región para superar la crisis. "Lo más triste de Venezuela es que hay una radicalización, que estás conmigo o contra mí, no tiene punto medio", dijo Mujica.

Y agregó que "a la larga o corta se necesitarán líneas de negociar para que el pueblo venezolano se pueda ir autodeterminando, pero no a costa de que unos aplastan a otros. Si no, se hace inviable la sociedad".

"Si ese es el camino", dijo Mujica, "puede desembocar en una tragedia, en una guerra y que alguien intervenga de afuera".

Consultado acerca de cuáles serían las soluciones económicas que Mujica propone, dijo que "hay dos cosas: que el petróleo vuelva a valer, cosa que no parece factible en el corto plazo, y ciertos acuerdos de reforma que permitan un respeto a las leyes de la economía más elementales. De momento no hay eso. El problema es hacer entender que se precisa eso".

"Y no acosar a Venezuela. Cuanto más acoso, más paranoia se produce. En los dos bandos. Hay mucha manija de afuera, mucha intervención de afuera, mediática, y eso no hace más que radicalizar la situación. No hay solución radical", agregó.

 

PUB/IAM