Apenas aterrizada, se acercó sonriente a los militantes que esperaban tras las vallas, donde se agolparon para saludarla.

"A volver, a volver, vamos a volver", coreaban miles de activistas que comenzaron a llegar varias horas antes del arribo del avión de línea comercial en el que llegó Kirchner desde El Calafate, su "lugar en el mundo", como definió alguna vez a la villa turística patagónica ubicada frente al Glaciar Perito Moreno.

La llegada de la expresidenta fue transmitida en directo por todos los canales de televisión.

Miles de manifestantes se movilizaron hasta el Aeroparque Metropolitano de Buenos Aires, mientras otros la aguardaban con cánticos frente a un apartamento en La Recoleta, un exclusivo barrio capitalino donde se alojará la ex mandataria.

"Si la tocan a Cristina, qué kilombo (lío) se va a armar", coreaban los manifestantes ante la puerta del edificio donde esperaba Florencia Kirchner, la hija menor de la exmandataria.

La próxima manifestación de respaldo a la expresidenta será el miércoles en los tribunales federales, donde Kirchner debe comparecer ante el juez que la citó a indagatoria por un presunto caso de defraudación.

Micaela Rubio, una estudiante de 23 años, denunció el llamado de la expresidenta ante la justicia como una "operación política" del gobierno de Mauricio Macri "para desacreditar y neutralizar" a la exmandataria.

"Todo el arco nacional y popular va a acompañar a Cristina. El miércoles va a ser una expresión multitudinaria del pueblo. Vamos a estar en 200.000 argentinos movilizados", pronosticó Fernando Espinosa, titular del Partido Justicialista (PJ, peronista) de la provincia de Buenos Aires, en declaraciones al canal de noticias C5N.

La expresidenta dejó Buenos Aires el pasado 9 de diciembre, en la víspera de la asunción de Mauricio Macri, ceremonia a la que no asistió.

PUB/IAM