La Nasa ha estado inmersa en la exploración espacial por más de medio siglo. Recientemente pudo llegar hasta Plutón, con lo que se finalizó oficialmente la primera era de la exploración de nuestro sistema solar. Sin embargo, el sueño dorado – después de la llegada del hombre a la Luna – es Marte.

Desde Mariner a Phoneix, desde Curiosity a Maven y más, la Nasa no ha parado en su intento de llegar y explorar el Planeta Rojo.

Hace 40 años, en pleno apogeo de la exploración del sistema solar, la Nasa desarrollaba el proyecto Viking I que tenía el ambicioso desafío de que una sonda llegara a Marte y enviará imágenes a la Tierra sobre este misterioso planeta que tanto ha ilusionado a los terrícolas. Y lo logró.

El 20 de julio de 1976, Viking I se convirtió en la primera sonda que logró aterrizar en Marte. Envió las primeras fotos que se tienen del Planeta Rojo desde su superficie, así como información. Además, se realizaron algunos experimentos científicos en este mundo.

La primera foto tomada desde la superficie de Marte por la Viking-1 capturó apenas unos pocos metros de superficie marciana y parte de una de las patas del vehículo. Había una buena razón para tomar una foto tan poco vistosa en vez de retratar una panorámica del paisaje circundante. Se pretendía, por motivos de seguridad, comprobar la robustez del suelo sobre el que se había posado la nave.

Los orbitadores continuaron tomando imágenes y, entre ambos, fotografiaron todo el planeta en lo que entonces era una resolución elevada. También llevaron a cabo mediciones de vapor de agua atmosférico y cartografiado térmico infrarrojo.

Viking fue un gran paso para la Nasa. Fue un proyecto de gran envergadura que requirió no solo el compromiso de todos los trabajadores de la agencia espacial, sino de contratistas y toda la industria de Estados Unidos para el diseño de la nave.

La Nasa esperaba que Viking lograra aterrizar en Marte el 4 de julio de 1976 para conmemorar el bicentenario de la independencia de Estados Unidos. Sin embargo, se descubrió que la superficie era demasiado rocosa, por lo que se buscó una nueva área y se cambió la fecha al 20 de julio.

Durante la primera exploración de Marte, Viking no encontró pruebas de vida en el planeta vecino. Sin embargo, a la fecha la información de esta misión todavía es analizada e interpretada por los científicos. La última transmisión de Viking I fue el 11 de noviembre de 1982.

A lo largo de su historia, la Nasa ha situado diversos tipos de robots sobre Marte en varias ocasiones durante las últimas décadas, y se prevé una futura misión tripulada al Planeta Rojo. Buena parte de la ciencia fundamental que ha permitido esas misiones (y que también nos ayudará a enviar humanos al cuarto planeta de nuestro Sol) tiene sus raíces en un programa conocido como Viking.

La Nasa enviará un nuevo explorador a Marte en 2020 en una misión que pretende enviar un nuevo rover que, motivado por el éxito del Curiosity, portará los equipos de investigación más avanzados con el objetivo de continuar profundizando en el conocimiento de este planeta con los más diversos fines científicos.

 

PUB/IAM