Una niña de 5 años delató a un pastor evangélico como su abusador. Todo, gracias a los crudos dibujos que hizo de los ataques que le propinó.