La pequeña tenía sólo 11 años de edad. Sobrevivió el cáncer cerebral, pero era víctima de bullying por la sonrisa "chueca", resultado del tumor.