Las 21 niñas liberadas el jueves tras pasar más de dos años secuestradas por los yihadistas de Boko Haram han podido reunirse finalmente con sus familias en una emotiva ceremonia en la que las menores pidieron la liberación del resto de escolares que siguen retenidas, informaron hoy a Efe fuentes gubernamentales.

Las chicas, que formaban parte de las más de 200 escolares secuestradas en la localidad nigeriana de Chibok en abril de 2014, fueron recibidas ayer entre cánticos y bailes en Abuya, donde pudieron por fin abrazar a sus seres queridos entre lágrimas de emoción.

"Durante un mes y diez días estuvimos sin comida (..) Nunca pensamos que llegaría este momento, pero Dios lo hizo posible", dijo Gloria Dame, una de las chicas liberadas, durante la ceremonia, en la que también se ofició una misa.

"Pido a todos que oremos por la liberación segura de las que quedan", añadió Dame en referencia al resto de compañeras que siguen retenidas por el grupo terrorista islámico.

Los testimonios de las menores, todas ellas con semblante relajado y alegre, conmocionaron a familiares y asistentes, que no pudieron contener las lágrimas de emoción al recordar los más de 900 días que las niñas han pasado retenidas por los terroristas.

El presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, no pudo asistir a esta ceremonia de bienvenida porque se encuentra fuera del país desde el mismo día de la liberación, cuando se encontraba de camino a Alemania.

Fuentes gubernamentales aseguraron hoy a Efe que muy pronto Buhari se reunirá con las niñas, pero no proporcionaron más detalles sobre este encuentro.

Desde que el jueves fueran liberadas tras las negociaciones entre el Gobierno nigeriano y Boko Haram con la colaboración de la Cruz Roja y el Gobierno de Suiza, las 21 chicas han estado bajo custodia de los Servicios de Seguridad del Estado y recibiendo atención médica.

La liberación de las menores ha sido celebrada por toda la comunidad internacional, y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha pedido a los líderes de todo el mundo que apoyen a Nigeria para conseguir la libertad del resto de secuestradas.

Los terroristas difundieron el pasado agosto un vídeo en el que aparecían menores supuestamente pertenecientes al grupo de Chibok, para demostrar que la mayoría de las 276 adolescentes secuestradas siguen en cautiverio en su poder.

Días después, el presidente Buhari se mostró dispuesto a negociar un intercambio por prisioneros del grupo terrorista para recuperar a las secuestradas, como exigía Boko Haram.

Hasta el pasado jueves, 218 niñas permanecían en cautividad, después de que algunas lograran escapar o fueran rescatadas por miembros de las fuerzas de seguridad nigerianas.

 

PUB/IAM