Un jovencito inglés de 12 años era asiduo de pornografía en Internet. Su adicción provocó una tragedia que lo marcó a él y a su familia.