Un niño de dos años encontrado ahogado en las costas de la isla de Agatonisi es considerado la primera víctima de 2016 entre los migrantes (sobre todo refugiados sirios) que intentan alcanzar Europa atravesando el mar Egeo, informaron los servicios guardacostas griegos el sábado por la noche.

Ese día por la mañana, 40 refugiados que partieron en una embarcación desde Turquía naufragaron en las costas rocosas de Agatonisi.

Unos pescadores locales alertaron a los servicios de guardacostas griegos y a una estación de ayuda a los migrantes en altamar (Moea) de que un barco de unos 60 metros de eslora había naufragado en una zona rocosa, por lo que los servicios de auxilio respondieron inmediatamente.

En total fueron rescatadas 38 personas. Una mujer pudo haber caído al mar, al igual que el niño encontrado muerto.

Moea es una fundación con sede en Malta dedicada a la búsqueda y rescate de personas en situación de peligro en el mar.