En México, el bullying llegó hasta extremos medievales: un grupo de niños trató de mutilar a otro cortándole la lengua. Esto pasó después.