Varios niños refugiados sirios han estado trabajando en Turquía en la elaboración de prendas de vestir para firmas textiles británicas, según ha desvelado una investigación realizada por el programa Panorama de la BBC.

Los reporteros británicos han investigado las fábricas textiles que operan en Turquía y han descubierto a cuatro niños refugiados que han estado trabajando para la empresa Marks and Spencer y para la firma de venta por Internet Asos.

El programa Panorama de la cadena pública británica ha descubierto que varias empresas de la cadena de proveedores de estos comercios emplean a refugiados sirios que trabajan hasta 12 horas al día y con frecuencia sin las condiciones de seguridad adecuadas. Durante la realización del reportaje, se hallaron menores trabajando en diversos talleres que trabajan para las marcas británicas Marks & Spencer, Asos y Next.

M&S declaró a la emisora que sus inspecciones no habían identificado a ningún empleado sirio, pero ha ofrecido «empleo legal permanente» a cualquier refugiado que haya trabajado en alguno de sus talleres. «El comercio ético es fundamental para M&S. Todos nuestros proveedores tienen el requisito contractual de cumplir con nuestros principios», ha explicado una fuente de la compañía, que ha subrayado que «no se tolerará ningún incumplimiento y se tomarán medidas» para evitarlos.

La BBC también informa de que una lavandería que teñía pantalones para las firmas españolas Mango y Zara empleaba a refugiados sirios irregularmente, aunque no eran menores.

Inditex, matriz de Zara, reconoció en un comunicado que, en una inspección el pasado junio, detectó a varios refugiados sirios sin los papeles pertinentes en la lavandería Goreteks Tekstill, hecho que ya “se está remediando”.

Según el comunicado de la empresa, Inditex trabaja con la ONG “Refugee Support Centre” para intentar “regularizar la situación laboral de los trabajadores sirios”, en un plan pionero dentro del sector del comercio minorista.

Muchas firmas de moda elaboran sus piezas en Turquía, en particular en Estambul, debido al menor coste, su proximidad con Europa y al hecho de que pueden realizar nuevos diseños en un corto periodo de tiempo, explica la BBC.

 

PUB/IAM