El grito volvió a retumbar el jueves: "¡No es mi presidente", repitieron miles de manifestantes en varias ciudades de Estados Unidos, en el segundo día de protestas contra el triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales.

Entre las 300 personas que marcharon en Baltimore se leía una que decía "No escogía al odio como mi presidente".

Se registraron además protestas en Chicago, Denver, Dallas y otras ciudades en horas de la noche.

"No puedo defender a una persona que legitimó el sexismo, el racismo y la xenofobia. Si tienen un amigo musulmán, un amigo gay, un amigo negro tienes que estar aquí. Estoy furiosa con mis amigos blancos que votaron por él", lanzó Elizabeth Byrd, una terapista de 30 años, que trabaja en una escuela pública en Colorado.

"Estamos mostrando lo que serán los próximos cuatro años, serán cuatro años de resistencia", dijo por su parte Kaila Philo, una estudiante de 21 años, al diario Baltimore Sun.

Explicó que creó un evento en Facebook para convocar a sus amigos y terminó atrayendo a miles.

Más temprano el jueves, manifestantes, la mayoría jóvenes estudiantes que faltaron a clases, protestaron en San Francisco y Los Ángeles.

"Racista, fascista, homofóbico"

Centenares de alumnos de la prestigiosa Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) se reunieron en el campus para expresar su frustración con el resultado electoral del martes.

"Estoy muy enojada, frustrada. Recibí la noticia de la elección llorando (...). Es asqueroso que este racista, fascista, homofóbico vaya a liderar este país que ha dado gigantescos pasos hacia adelante con el gobierno de [Barack] Obama, ahora damos un paso gigante para atrás", dijo a la AFP Aneesa Yousefi, una estudiante de letras de 21 años.

Los discursos en los micrófonos fueron aumentando el tono. "¡No nos rendiremos! En cuatro años verán", lanzó una estudiante entre los aplausos de la pequeña audiencia.

"Tenemos que unirnos contra Trump, todas las minorías", indicó por su parte Daisy Rivera (24), que tenía una pancarta en español que decía: "La gente unida jamás será vencida".

En San Francisco, 560 km al norte de Los Ángeles, estudiantes de una secundaria bloquearon el tránsito para marchar hasta la alcaldía. "Protestamos porque queremos defender nuestro derechos y merecemos ser escuchados", dijo Pamela Campos, de 18, al San Francisco Chronicle.

Unas 200 personas se concentraron asimismo en Washington Square Park de Manhattan.

Protestas se reportaron también en ciudades de Texas.

Decenas de miles de personas ya habían marchado a lo largo del país el miércoles para expresar su indignación con el sorpresivo triunfo del magnate inmobiliario. El fin de semana se esperan más movilizaciones.

"Mucha división"

Las manifestaciones fueron en general tranquilas, a pesar de la presencia de la policía de choque y la detención de algunas personas.

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, elogió las protestas e instó a los manifestantes a que se mantengan alejados de las autopistas y que no atenten contra ninguna propiedad.

"Fue una elección muy traumática", indicó en una rueda de prensa. "Hay mucha división y se puede culpar a ambos bandos, pero se dijeron cosas que no eran partidarias sobre las mujeres, nuestros hermanos musulmanes, sobre inmigrantes", indicó.

Ya durante la campaña, los discursos de Trump altamente antiinmigrantes, musulmanes y refugiados, tenía enfurecidos a muchos.

El multimillonario fue acusado de abuso sexual por una docena de mujeres.

Profesores de varias universidades en todo el país cancelaron sus clases y atrasaron exámenes el miércoles para permitir que los estudiantes "lidiaran" con el resultado.

Una profesora de Cornell suspendió el aula por temor a quebrarse ante sus estudiantes.

PUB/NL