Barack Obama deja la presidencia de Estados Unidos en enero del próximo año. Pero no todos los estadounidenses quieren dejarlo ir.