La campaña con la que Hillary Clinton busca seducir al voto hispano enumerando las cualidades que según ella comparte con cualquier abuela tuvo en las redes sociales un efecto bumerán.


Apenas horas después de su lanzamiento, algunos usuarios usaron sus cuentas para decirle a la precandidata demócrata: #NotMyAbuela.

Los críticos recurrieron al término hispandering -usado por algunos cuando consideran que un político finge su interés por los asuntos hispanos- para describir la campaña de Clinton, quien lidera las encuestas sobre los aspirantes demócratas a la presidencia.

No es la primera vez que Clinton es vapuleada por la forma en la que busca acercarse al voto hispano, clave en algunos estados del país. En octubre pasado, el grupo Latino Rebels la había criticado por decir durante un evento: "I'm not just La Hillary. I'm tú Hillary". (No solo soy La Hillary. Soy tú Hillary).

La aspirante demócrata ha cortejado fuertemente a los hispanos en lo que va de su campaña, lanzando hace unos meses la iniciativa Latinos for Hillary y consiguiendo el endoso de figuras famosas como los cantantes Marc Anthony y Ricky Martin.

En la nueva campaña, Clinton enumera las siete cualidades que comparte con las abuelas, aprovechando que justo su hija anunció que será madre por segunda vez.

Aparece con el rostro desencajado cuando le faltan el respeto, leyendo historias de cuna, resaltando sus logros y diciéndole "Basta, Enough (suficiente)" al líder de la contienda republicana por la Casa Blanca, Donald Trump, quien usó en la víspera palabras vulgares para referirse a ella.

La séptima razón que, según la campaña, la asemeja a una abuela es una foto suya con el cantante de origen puertorriqueño Marc Anthony -durante un concierto que el salsero ofreció en Miami- que lee: Todos aman a la abuela, hasta este hombre.

Sin embargo, para algunos, es difícil ver a la exsecretaria de Estado como su "abuela".

 

PUB/IAM