El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, dijo hoy que se está intensificando la seguridad en la ciudad ante posibles amenazas terroristas en los próximos días coincidiendo con las elecciones presidenciales del 8 de noviembre.

Fuentes de los Servicios de inteligencia de Estados Unidos citados por el canal CBS apuntaron que existe una amenaza de atentado de Al-Qaeda para el próximo lunes, la víspera de los comicios, y que los principales objetivos serían Nueva York, Texas y Virginia.

"No está clara la credibilidad de todo ello" pues la alerta es "poco específica", señaló a la estación de radio WNYC De Blasio, que al mismo tiempo apuntó que la policía en la Gran Manzana "está vigilante" y aumentará estos días su seguridad tanto por las elecciones del martes como por el maratón del domingo.

"Todo el mundo está trabajando duro, el grupo antiterrorista, el FBI, etc., para analizar la información que tenemos", añadió.

De cara al martes, el día de las elecciones, las fuerzas de seguridad planean "una presencia policial extraordinaria" dado que por primera vez desde que se recuerda ambos candidatos están preparando las celebraciones de su victoria en Nueva York.

El candidato republicano Donald Trump recibirá los resultados desde el Hilton de Midtown, mientras que su rival demócrata Hillary Clinton, lo hará el centro de convenciones Javits Center, también en Manhattan.

De Blasio mandó el mensaje a los neoyorquinos de que "domingo, lunes y martes deben asumir que habrá más controles y presencia policial" en la ciudad, incluido el llamado Comando de respuesta crítica, que conforman 500 efectivos, el mayor de esta naturaleza en el país.

Preguntado sobre si las informaciones de alertas terroristas podrían ser parte de alguna maniobra política, el alcalde dijo no "creer" esa versión, aunque señaló que "en este momento de gran confusión en la historia, cualquier cosa es posible".

El Gobernador del estado, Andrew Cuomo, también dijo estar en coordinación con las autoridades federales para el aumento de la vigilancia y señaló que la Guardia Nacional de Nueva York desplegará 700 efectivos en la región metropolitana.

Asimismo, apuntó que la policía estatal pondrá estos días sobre el terreno sus grupos especiales, servicios de inteligencia y operativos caninos y equipos de emergencia.

"Nueva York es un objetivo de amenaza frecuente, pero la buena noticia es que estamos coordinados con la policía de la ciudad y tras una década de trabajo conjunto para hacer frente a estas alertas estamos preparados. Tomamos cada amenaza seriamente", señaló Cuomo en un comunicado.

 

PUB/IAM