El estado de Nueva York eliminará un impuesto que grava los tampones y otros productos femeninos de higiene íntima por considerar que es un gravamen sexista.

El senado del estado de Nueva York aprobó por unanimidad la exención de la tasa del 4% impuesta a los tampones, toallas higiénicas o compresas y otras protecciones periódicas.

La iniciativa deberá ser ratificada ahora por el gobernador Andrew Cuomo, quien ya se ha declarado a favor. Otros estados como Massachusetts, Nueva Jersey y Pennsylvania ya tomaron medidas similares.

"Hace décadas que trabajamos por la revocación de esta tasa desconectada de la realidad", dijo la senadora Susan Serino.

Ese gravamen desata protestas en todo el mundo. Canadá, Francia, Irlanda, Holanda y España se cuentan entre los países que la derogaron o redujeron.

En Reino Unido, el gobierno fue criticado por haber mantenido una tasa del 5% para los tampones. Londres prometió a cambio verter varios millones de libras en organizaciones de caridad para mujeres.

PUB/IAM