Un sismo de 5,8 grados de magnitud en la escala abierta de Richter sacudió hoy Nueva Zelanda, réplica del terremoto de 7,8 grados que anoche causó dos muertos y originó una alerta de tsunami.

Casi 400 réplicas han golpeado Nueva Zelanda desde el temblor de 7,8 grados.

El servicio geológico de Estados Unidos (USGS), que registra la actividad sísmica en todo el mundo, localizó el hipocentro del sismo de 5,8 a 14 kilómetros de profundidad y a 15 kilómetros al este noreste de Kaikoura.

Kaikoura y la región de Marlborough, en el noreste de la Isla Sur, son las dos zonas más afectadas por el fuerte terremoto de anoche.

"Es una devastación absoluta. No sé... son meses de trabajo", expresó el primer ministro neozelandés, John Key, tras inspeccionar Kaikoura y Marlborough con el titular de Defensa Civil, Gerry Browleen; el líder opositor, Andrew Little, y un grupo de periodistas.

"Suerte que haya ocurrido a la medianoche", acotó el mandatario, confiado en que no haya personas atrapadas en sus vehículos debajo de las rocas que cayeron sobre la carretera.

En Kaikoura, una pequeña localidad con unos 2.000 habitantes y en donde se calcula hay unos 1.200 turistas aislados por la falta de medios de transporte, se pueden apreciar desde el aire las grandes piedras regadas sobre las carreteras y cicatrices en la superficie terrestre.

El terremoto de 7,8 grados también causó daños en Wellington, la capital del país y situada en el sur de la Isla Norte.

Nueva Zelanda se asienta en la falla entre las placas tectónicas del Pacífico y Oceanía y registra unos 14.000 terremotos cada año, de los que entre 100 y 150 tienen la suficiente potencia como para ser percibidos.

El 22 de febrero de 2011, al menos 185 personas murieron en un seísmo de magnitud 6,3 que sacudió la ciudad de Christchurch, en la Isla Sur, y causó daños en 30.000 edificios. 

PUB/CM