El movimiento, llamado Nuit debout (Noche en pie), surgió a raíz de las concentraciones del jueves convocadas por sindicatos y organizaciones estudiantiles para pedir la retirada del proyecto de ley sobre el trabajo del gobierno socialista francés.

Sin embargo, el movimiento - con el hashtag #NuitDebout en las redes sociales-tiene otras reivindicaciones políticas o sociales. Numerosos participantes lo consideran el arranque de un fenómeno informal como los movimientos 'Occupy' o los 'Indignados' de la Puerta del Sol, aparecido en 2011 en Madrid, para denunciar la austeridad y la corrupción.

De madrugada, la policía desalojó a las decenas de manifestantes que todavía quedaban en la plaza. "Otra vez... la poli para 'limpiar'", tuiteó la cuenta @nuitdebout. "Esto no parará nuestro movimiento", agregó.

En su mayoría, los cientos de manifestantes que habían ocupado la plaza el sábado por la noche eran jóvenes. Algunos estaban allí para protestar contra la ley laboral y otros para criticar el giro del Gobierno en materia de seguridad tras los atentados yihadistas en París.

Algunos denunciaban la "violencia policial" durante algunoas de las manifestaciones contra la ley laboral.

En la plaza había tiendas de campaña diseminadas e incluso un escenario. Entre los árboles, los manifestantes pusieron lonas. No había organizadores, sino comisiones de acción, comunicación o intendencia creadas a toda prisa. También había un grupo de voluntarios preparando bocadillos.

"¡Tenemos que abandonar la idea de estructurar un movimiento, si no deja de ser un movimiento!" gritaba con un megáfono el sábado por la noche Michel, un manifestante, aplaudido por la muchedumbre bajo la lluvia.

"Descentralizamos y lo decidimos todo en asamblea general, somos cientos de personas que tenemos que trabajar juntas de un día para otro", declaró Cassien, de 24 años.

Killian, de 20 años, estudiante de audiovisuales, que venía por tercera noche a la plaza de la República, cree que Nuit debout se convertirá en un movimiento como el 'Occupy' de otros países" y sueña con una "revolución".

 

PUB/IAM