El presidente de EEUU, Barack Obama, anunció hoy el envío adicional de 250 soldados a Siria para apoyar a las milicias locales que combaten en el terreno al autodenominado Estado Islámico (EI).

Obama realizó estas declaraciones en un discurso en Hannover (Alemania), en donde está de visita para entrevistarse con la canciller Angela Merkel e inaugurar la Hannover Messe, la mayor feria mundial de tecnología industrial, que tiene este año a EEUU como país invitado.

El presidente destacó que este nuevo envío tratará de construir sobre los avances contra el EI que se han conseguido en los últimos tiempos, y contribuir en labores de "entrenamiento y apoyo".

Como ya había avanzado el diario estadounidense "Wall Street Journal", que citaba fuentes del Gobierno estadounidense, estos soldados no forman parte de una misión de combate, aún cuando trabajen cerca de las líneas de combate.

Su tarea principal tarea en Siria será tratar de sumar a árabes suníes a las unidades kurdas que combaten a los yihadistas del EI en el noreste del país.

El contingente anunciado por Obama tiene previsto unirse a los 50 miembros de las unidades especiales del ejército de EEUU que ya operan en suelo sirio.

El envío se producirá pese a las reticencias del presidente a mandar tropas a Siria y en medio de una creciente presión para hacer más en la lucha contra el EI.

Obama acordó expandir la presencia de EEUU en Siria persuadido por sus asesores de que esa medida permitirá al Pentágono ampliar los recientes avances en las operaciones contra el grupo yihadista, según el periódico.

Este anuncio se suma al que hizo recientemente el secretario de Defensa de EEUU, Ashton Carter, y por el que informó del envío de otros 217 soldados estadounidenses a Irak para tareas de formación del ejército local.

El pasado 13 de abril, Obama aseguró que la ofensiva de EEUU contra el EI en Siria e Irak atraviesa un buen momento con ataques a la estructura financiera del grupo y a su capacidad para financiarse mediante el tráfico ilegal de petróleo.

En noviembre del año pasado, el presidente autorizó el despliegue de tropas (unos 50 miembros de las fuerzas especiales) en la guerra civil siria, algo a lo que venía negándose desde hacía años.

Estados Unidos lidera la coalición militar internacional que actúa en Irak y en Siria contra el EI, que ocupó amplias zonas de esos dos países y proclamó un califato en junio de 2014.

PUB/FHA