El presidente de EEUU, Barack Obama, dijo hoy que el movimiento "Black Lives Matter" ("Las vidas de los negros importan") sigue la misma tradición que el activismo contra la esclavitud y por los derechos de las mujeres, aunque aquellos que atacan a la Policía "perjudican" su causa.

En una declaración a la prensa desde Madrid, Obama confió en que los miembros de ese movimiento y las fuerzas de seguridad "se escuchen entre ellos" para superar las tensiones agravadas por la muerte de dos jóvenes negros a manos de la policía y la matanza de cinco agentes del orden en Dallas (Texas).

"Creo que lo que realmente quiere ver mucha gente del movimiento 'Black Lives Matter' es una mejor relación entre la Policía y las comunidades" a las que protegen, especialmente con las minorías, dijo Obama después de reunirse con el presidente del Gobierno español en funciones, Mariano Rajoy.

El movimiento "Las vidas de los negros importan", surgido a raíz de la muerte de varios jóvenes de esta raza desarmados a manos de policías, está en el epicentro de las protestas que se han intensificado en los últimos días en EEUU: el sábado por la noche hubo cinco agentes heridos y 200 personas detenidas.

"Cuando algunos de los que estamos preocupados por la justicia en el sistema penal atacan a agentes de policía están perjudicando la causa", sostuvo Obama.

En ese sentido, opinó que en un movimiento como el de "Black Lives Matter" siempre "va a haber gente que diga cosas estúpidas o imprudentes o llenas de generalizaciones", pero no puede juzgarse a todos con el mismo patrón.

Por tanto, recomendó a esos activistas "mantener un tono honrado, serio y respetuoso" porque eso "ayudará a movilizar a la sociedad estadounidense para lograr un cambio real".

Obama recordó que, a lo largo de su historia, EEUU se ha "beneficiado" de la libertad de expresión y protesta con movimientos como el de la abolición de la esclavitud o el feminismo, en los que también hubo algún activista que actuó de forma "contraproducente".

"Pero su objetivo era plantear los problemas para que nosotros, como sociedad, pudiéramos afrontarlos. Lo que estamos viendo ahora es parte de esa larga tradición".

Obama cree que la Policía también tiene que "reconocer que hay un problema" en el trato a las minorías en algunas comunidades, porque así "contribuirá a que haya soluciones".

"Me gustaría que todos los implicados se escuchen entre sí, y eso es lo que confiamos en poder lograr en la próxima semana y en los meses que me quedan como presidente", afirmó.

PUB/FR