El presidente estadounidense, Barack Obama, recordó a los soldados estadounidenses caídos en las guerras en Europa en una defensa apasionada de la pertenencia de Reino Unido a la Unión Europea, coincidiendo con su visita a Londres.

"Los miles y miles de estadounidenses enterrados en Europa son el testimonio silencioso de lo entrelazadas que están nuestra seguridad y prosperidad", escribió Obama en un artículo publicado en el diario The Daily Telegraph.

Obama empieza el artículo recordando a su predecesor Franklin Roosevelt, el presidente que metió a Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, y recordó que, bajo instituciones como la UE, se han vivido "siete décadas de relativa paz y prosperidad en Europa". "De las cenizas de la guerra, aquellos que nos precedieron tuvieron la lucidez de crear instituciones internacionales que sostuvieran una paz próspera", reflexiona.

De este modo, Obama da un espaldarazo al primer ministro David Cameron, que pide mantener al país en la UE en el referéndum del 23 de junio. El presidente llegó a Londres el jueves para una visita de cuatro días y este viernes almorzará con la reina Isabel II y luego se reunirá con Cameron, con el que ofrecerá una rueda de prensa.

La media de todos los sondeos revela ahora la ventaja de los partidarios de mantenerse en la UE (54%-46%), pero con un porcentaje de entorno al 10% de indecisos.

"Con la franqueza propia de un amigo, diré que el resultado de su decisión es un asunto de profundo interés para Estados Unidos", escribió en el Daily Telegraph, justificando su intervención en el debate, mal recibida por los partidarios de salir del bloque. "El camino que elijan ahora tendrá un eco en las perspectivas de esta generación de estadounidenses", añadió.

El presidente sostuvo que la membresía de la UE favorece la influencia de Londres en el mundo y ayuda a difundir los valores británicos. "La Unión Europea no modera la influencia británica, sino que la magnifica. Una Europa fuerte no es una amenaza para el liderazgo global de Reino Unido, al contrario fortalece el liderazgo global británico", escribió.

- "Que se ocupe de lo suyo" -

Se trata de la quinta visita de Obama a Reino Unido como presidente y probablemente la última, dado que su mandato concluye este año, pero esta es sin duda la más polémica.

Unos 100 diputados euroescépticos habían firmado un manifiesto pidiéndole que no interviniera en la campaña electoral, sin éxito.

El alcalde de Londres, el conservador Boris Johnson, la figura más prominente del campo anti-UE, acusó de "hipocresía" a Obama. "Los estadounidenses no aceptarían por nada en el mundo algo que se pareciera a la UE, ni para ellos ni para sus vecinos. ¿Por qué creen que es algo bueno para nosotros?", escribió Johnson en el diario The Sun.

Nigel Farage, líder del partido anti-UE Ukip, dijo que el presidente estadounidense debería "ocuparse de lo suyo". "Esta es una injerencia no bienvenida de uno de los presidentes estadounidenses más antibritánicos", estimó Farage. "Afortunadamente, no estará en el cargo mucho tiempo más", aseguró.

Cameron, que se juega su carrera política en el referéndum, puso también de relieve la fortaleza de los lazos con Estados Unidos y afirmó que la reunión con Obama tendrá otros temas sobre la mesa, como la lucha contra el Estado Islámico. "La relación con Estados Unidos es especial y duradera. Basada en valores y convicciones compartidas, ha resistido al paso del tiempo", aseguró en un comunicado.

Además de almorzar con la reina, Obama y su esposa, Michelle, cenarán este viernes con el príncipe Guillermo, segundo en la línea sucesoria al trono, su hermano, Enrique, y la esposa del primero, Catalina.

Obama llegó procedente de Arabia Saudí y viajará luego a Alemania para reunirse con la canciller Angela Merkel.

 

PUB/IAM