Obama intervino por primera vez ante la Asamblea en 2009, cuando EE.UU. estaba "más aislado" en la escena mundial, y "prometió una nueva era de compromiso, reconociendo que cuando las amenazas son trasnacionales y cruzan fronteras es realmente importante que seamos capaces de construir coaliciones".

Así lo recordó la embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, en una conferencia telefónica con periodistas en la que el asesor adjunto de seguridad nacional de Obama, Ben Rhodes, anticipó, por su parte, que el presidente usará su discurso, previsto para el martes, para abordar cómo aplicar la "cooperación internacional" a las crisis mundiales actuales.

Según Rhodes, el acuerdo de París contra el cambio climático es "un buen modelo" en el sentido de que casi todos los países del mundo "han dado un paso adelante y hecho compromisos para trabajar juntos para lidiar con un desafío global".

Además, Rhodes añadió que "el cuadro económico global ha mejorado gracias a la cooperación internacional" y que el acuerdo nuclear con Irán es el ejemplo de que, a través de la diplomacia, se pudo llegar a la "resolución pacífica" de un conflicto.

Por ello, Obama hablará ante la ONU de la necesidad de aplicar la misma filosofía que ha funcionado con Irán, contra el cambio climático o en la mejora de las relaciones de EE.UU. con países "adversarios" como Cuba a crisis actuales como la de los refugiados o el conflicto sirio.

Con respecto de los refugiados en particular, Obama será anfitrión de una cumbre dedicada a ellos el martes junto con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y los líderes de Jordania, México, Suecia, Alemania, Canadá y Etiopía.

Power recordó en la conferencia telefónica que EE.UU. ha cumplido la meta, fijada por Obama, de acoger en el presente año fiscal a 10.000 refugiados sirios.

Además, el país "va en camino" de admitir a un total anual de 85.000 refugiados de todo el mundo, una cifra que el Gobierno de Obama quiere que ascienda a 110.000 de cara al año fiscal 2017, que comienza el próximo mes, según se ha sabido esta misma semana.

De acuerdo con la agenda divulgada por la Casa Blanca, Obama llegará el domingo por la tarde a Nueva York, donde intervendrá en un acto de recaudación de fondos del Comité Nacional Demócrata (DNC) con la vista puesta en las elecciones presidenciales de noviembre.

Ya el lunes, Obama asistirá a otro evento de recaudación para los demócratas y mantendrá una reunión bilateral con el primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, con quien conversará sobre el combate al grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Además de su discurso ante la Asamblea General y la cumbre de refugiados, su agenda del martes incluye un encuentro bilateral con el presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, para dialogar de los progresos en la lucha contra el grupo yihadista Boko Haram.

En el capítulo de las bilaterales de Obama anunciadas figura también una el miércoles con el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos.

Esa reunión se produce tras el acuerdo de paz alcanzado en agosto en Cuba entre el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), cuya firma está prevista para el 26 de septiembre y que se someterá a referendo en octubre.

Antes de regresar a Washington el miércoles, Obama participará en un foro sobre oportunidades de negocio en África.

PUB/CR