El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó hoy que no cree que el precandidato republicano a la Presidencia del país Donald Trump vaya a ser su sucesor, pese a que el magnate continúa liderando las encuestas y ya se hizo con la victoria de las primarias de Nuevo Hampshire la pasada semana.

"Sigo pensando que el señor Trump no será presidente y la razón es que tengo mucha fe en los estadounidenses", aseguró el mandatario preguntado por los periodistas en una rueda de prensa con motivo de la cumbre de líderes de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (Asean), celebrada en California.

Obama subrayó que las tareas al frente del gobierno de Estados Unidos son "un trabajo serio" y no se trata de "presentar un programa de televisión o un reality show", en referencia a la carrera televisiva de Trump.

"Creo que los observadores extranjeros están preocupados por parte de la retórica que ha tenido lugar en estas primarias republicanas", subrayó el mandatario.

Pocos minutos después, el magnate neoyorquino respondió a Obama desde un evento de campaña en Carolina del Sur, que celebra primarias el próximo sábado, y aseguró que no le sorprendieron las palabras de alguien que ha hecho "un trabajo terrible" en sus siete años en la Casa Blanca.

"(Obama) nos ha hecho ir tan hacia atrás que el hecho de que diga esto (sus críticas a Trump) lo convierte en un cumplido, si quieren que les diga la verdad", respondió el millonario a los comentarios del presidente.

Con respecto de la batalla por la nominación demócrata, Obama consideró que los dos aspirantes, la ex primera dama Hillary Clinton y el senador por Vermont Bernie Sanders, están haciendo "un debate sano" sobre los asuntos que interesan a los votantes demócratas.

"Pero, no estoy triste de no estar en la papeleta", bromeó el presidente, que dejará la Casa Blanca en enero de 2017.

El mandatario rechazó posicionarse a favor de uno u otro candidato, aunque admitió que conoce mejor a Clinton porque ella fue su secretaria de Estado entre 2009 y 2013, después de que el propio Obama, entonces senador por Illinois, le venciera en las primarias demócratas para las elecciones de 2008.

PUB/IAM