En una sesión a puerta cerrada, el presidente estadounidense, Barack Obama, aseguró que se está investigando el motivo del tiroteo en San Bernardino, California que dejó 14 fallecidos y 17 heridos.

Obama declaró que era posible que los ataques estuviesen relacionados con el terrorismo, pero no se tenía un dato seguro. Por lo que se espera los informes del FBI.

"Vamos a llegar al fondo de esto", prometió el mandatario "Y vamos a estar atentos para conseguir los hechos en cuestión”, agregó.

"En esta etapa todavía no sabemos por qué se produjo este terrible acontecimiento. Sabemos que las dos personas que murieron estaban equipados con armas y parecía tener acceso a armamento adicional en sus hogares”, dijo Obama.

El presidente incitó a tomar acciones legislativas para frenar este tipo de incidentes masivos. Obama sugirió que con nuevas acciones y legislación el acceso a las arma de fuego. “No será imposible, pero si más difícil”, finalizó.