Al menos ocho sirios, entre ellos cuatro niños, que intentaban entrar en Turquía huyendo de la guerra murieron por disparos de guardias fronterizos turcos, indicó este domingo el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (Osdh).

La oposición siria en el exilio, con sede en Estambul y que tiene el apoyo de Turquía, anunció por su parte 11 muertos en lo calificó de "tragedia".

"Ocho civiles, seis de ellos de una misma familia, murieron y otros ocho resultaron heridos por los disparos de guardas fronterizos turcos cuando intentaban entrar en territorio turco" en la provincia de Idleb, en el noroeste de Siria, indicó el Osdh.

Entre las víctimas hay cuatro niños, indica la oenegé, y varios heridos graves.

Turquía ha negado en varias ocasiones los informes de oenegés como Human Right Watch (HRW) que denuncian disparos de guardias fronterizos contra los civiles que intentan entrar.

El Osdh indicó que las víctimas de este domingo son desplazados que huían de la región de Manbij en el norte de Siria, donde desde finales de mayo hay una ofensiva de fuerzas apoyadas por Estados Unidos para retomar este feudo yihadista del Estado Islámico (EI).

 

PUB/IAM