El líder del grupo terrorista Estado Islámico (ISIS), Abu Bakr al-Baghdadi, podría estar aún escondido en la asedidada ciudad de Mosul a la cual el ejército iraquí intenta tomar desde hace dos semanas y cuyos límites traspasó ayer, según advirtieron fuentes kurdas.

Fuad Hussein, jefe de gabinete del presidente kurdo Massoud Barzani, dijo al diario británico The Independent que "Baghdadi está ahí y, si lo matamos, todo el sistema de ISIS colapsará".

El extremista se mantuvo escondido en durante los últimos ocho o diez meses, precisó Hussein, pero la muerte de varios comandantes de alto rango en Siria y otros países hizo al ISIS más dependiente de su número uno.

Según el funcionario, si al-Baghdadi muere ISIS tendrá que elegir un nuevo califa en medio de la batalla, pero ningún sucesor tiene su autoridad ni su prestigio, que logró tras comandar al grupo extremista desde su surgimiento en 2013 y a través de sus campañas de conquista en 2014.

Si bien la presencia del terrorista más buscado del mundo en la ciudad parece alimentar el optimismo por neutralizarlo, también sugiere una pelea más prolongada por el control del bastión de ISIS en Irak. "Es obvio que perderán, pero no cuánto tardaremos para que eso pase", señaló Hussein.

Raqa, siguiente objetivo

Después de Mosul, el único gran enclave que quedará en manos del grupo terrorista, será la ciudad siria de Raqa. El ISIS considera esa ciudad en el noreste de Siria, su capital. Allí un enfrentamiento será más complicado, debido a la guerra civil que se libra en el país, pero es imprescindible tomar esa ciudad para una derrota de estos terroristas.

 

PUB/IAM