A 21 subió la cifra preliminar de fallecidos, tras las dos explosiones registradas este martes en el aeropuerto internacional de Zaventem, en Bruselas, que ha sido cerrado, informa el diario belga HLN en su edición digital.

Poco después de este suceso, otra explosión ha causado varios heridos en el barrio bruselense de las instituciones europeas, según informaron a Efe testigos presenciales, que dijeron haber visto a personas heridas.

Bélgica ha elevado al nivel máximo la alerta por riesgo de atentado terrorista tras las explosiones, según dijo el portavoz del Ministerio del Interior, Jan Jambon.

Fuentes de belgocontrol, el organismo que regula la navegación aérea civil en Bélgica y Luxemburgo, informaron de que el aeropuerto ha sido cerrado y la mayoría de los vuelos han sido desviados a otros aeródromos de la región.

También se ha cerrado el tráfico ferroviario que conecta las instalaciones aeroportuarias con Bruselas.

Medios belgas aseguran que las explosiones ocurrieron sobre las 08.15 horas (07.15 GMT), y se produjeron cerca de los mostradores de registro de equipajes en la terminal de salida del aeropuerto internacional.

Según el diario "Le Soir", el portavoz del ministro del Interior señaló que la prioridad en este momento "son las víctimas y la seguridad" en la zona.

Las autoridades han pedido a la población que no vayan a la zona aeroportuaria de la capital europea.

La agencia de noticias Belga informó de que se escucharon varios disparos antes de las detonaciones y se oían gritos en árabe.

Imágenes de diferentes medios y redes sociales muestran como una densa humareda sale de una de las terminales del aeródromo, mientras decenas de viajeros corren hacia el exterior con maletas y otros enseres.

Algunos medios señalan igualmente que las explosiones han afectado especialmente a los mostradores de salida de la compañía estadounidense American Airlines, donde había en ese momento decenas de personas.

Otras grabaciones tomadas por algunos usuarios y colgadas en la red muestran la destrucción causada en un área de la terminal de salida del aeropuerto, donde se pueden ver decenas de paneles caídos y cristales rotos en una zona que ya ha sido controlada por las fuerzas de seguridad.

El aeropuerto de Zaventem se encuentra a unos 11 kilómetros al noreste de Bruselas.

El Gobierno belga ha elevado al máximo el nivel de alerta en todo el país, justo cuatro días después de que se produjera en Bruselas la detención de Salah Abdeslam, el yihadista al que se atribuye la autoría logística de los atentados del pasado 13 de noviembre en París. 

PUB/CM