Once recién nacidos murieron el miércoles al amanecer en un incendio provocado por un cortocircuito en uno de los hospitales más grandes de la capital iraquí, Bagdad, informaron fuentes médicas y de seguridad.

"Once niños prematuros murieron en el incendio que se declaró en la unidad de maternidad del hospital público de Yarmuk", en el oeste de Bagdad, indicó a la AFP Ahmed al Rudeini, portavoz del ministerio de Salud, quien precisó que el fuego estuvo causado por un cortocircuito.

"Veintinueve pacientes que se encontraban en la misma área fueron evacuados hacia otros hospitales de la capital", agregó el portavoz.

Un funcionario del ministerio de Interior confirmó estas informaciones y señaló que otros tres niños habían padecido asfixias.

La mayoría de los hospitales públicos de la capital iraquí adolecen de una falta de servicios de calidad, lo que lleva a numerosos iraquíes a utilizar establecimientos privados.

PUB/NL