A raíz del incremento de los afectados por el virus zika, y el riesgo que implicaría esta enfermedad en casos de microcefalia y patologías de nacimiento que enfrentan los bebés que nacen infectados por el virus, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) emitió un comunciado de su Alto Comisionado.

En él, Zeid Ra' an Al Hussein del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos señaló que "las leyes y políticas que restringen el acceso a estos servicios -anticoncepción y aborto- deben revisarse urgentemente en consonancia con las obligaciones de derechos humanos".

“¿Cómo pueden esos países pedirles a las mujeres que eviten quedar embarazadas, pero no ofrecerles (…) la posibilidad de impedir los embarazos?”, se preguntó la portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, en referencia a legislaciones restrictivas en países de Sudamérica donde el virus del zika se propaga velozmente.

La organización se refirió también a casos de países específicos como lo es El Salvador, donde el aborto no está legalizado. Cecile Pouilly, portavoz de la ONU, señaló que "estamos pidiendo a los gobiernos que se retracten y cambien esas leyes. No solo no le ofrecen la primera información que esté disponible, sino también la posibilidad de poner fin a sus embarazos si así lo desean".

¿Qué te parece esta iniciativa? ¿Crees que debería aplicarse en Chile? ¡Cuéntanos acá!

PB/MC