La operación 'Croissant' comenzó como una idea que consistía en repartir croissants recién horneados a los pasajeros fuera de la estación del metro de Londres, acompañado de tarjetas postales en las que los franceses explicaban por qué se sienten tan apegados a los ingleses y por qué no quieren que estos voten por el 'brexit'.

Sin embargo, sus planes se vieron frustrados ante la Policía de Londres, que prohibió esta operación de acuerdo a la ley electoral británica, que no permite hacer este tipo de regalos, ya que consideran que podrían cambiar las intenciones de los votantes.

Por este motivo, los croissants que se habían adquirido para la misión, han sido entregados a refugios para personas sin hogar, según recoge la versión inglesa del 'Huffington Post'.

En un comunicado los organizadores dijeron que nunca habían tenido la intención de "comprar " votos:    "Fue concebido como un acto de amistad , proximidad y  buena voluntad - un acto de compartir el pan".

Las postales entregadas incluían la fotografía de un croissant y la frase "Ceci n'est pas qu'un croissant" (Esto no es solamente un croissant, en francés), en referencia al famoso cuadro de René Magritte 

En el dorso, ciudadanos parisinos anónimos habían escrito mensajes personalizados, en su mayoría narrando su vínculo personal con los británicos y otros, simplemente con expresiones de afecto. Todas estaban firmadas con la despedida "With love, from Paris" (Con cariño desde París).

 

PUB/IAM