"Es necesario ampliar la mediación. Consideramos fundamental la participación de un representante de la Santa Sede y la incorporación de más expresidentes", señaló este jueves en un comunicado la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

La alianza opositora se declaró dispuesta a asistir a una primera reunión el próximo martes si se cumple esa solicitud y si además se garantiza la celebración del revocatorio contra Maduro.

Sin embargo, descartó que el encuentro se lleve a cabo en República Dominicana, como planteó el mandatario el miércoles en una nueva exhortación a conversar "sin condiciones".

La comisión que promueve actualmente el diálogo a instancias de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) la integran el exjefe del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero y los expresidentes Leonel Fernández (República Dominicana) y Martín Torrijos (Panamá).

Este jueves, el presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, monseñor Diego Padrón, afirmó que el gobierno de Maduro "carece de autoridad moral para llamar al diálogo y a la paz".

Al inaugurar la cita anual de los obispos, Padrón justificó su acusación en que el gobierno no ha podido derrotar lo que denuncia como una "guerra económica" y "dar alimentos y medicinas al pueblo".

Sin embargo, ofreció los "buenos oficios" de la Iglesia para propiciar un diálogo.

En medio del choque de poderes con la oposición que controla el Parlamento y la tensión social por la severa crisis económica, Maduro reestructuró parcialmente este jueves el alto mando de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), un poderoso actor político y económico.

Dos días después de afirmar que "el poder militar tiene que seguir incrementándose", el presidente ratificó al ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, y cambió al comandante de la militarizada Guardia Nacional, Néstor Reverol.

- Posponen apelación de López -

La MUD también sugirió la presencia en los diálogos de delegados de la Organización de Estados Americanos (OEA), al tiempo que exigió, como requisitos para platicar, la liberación de opositores presos y respetar la autonomía del Legislativo.

Uno de esos detenidos es el líder radical Leopoldo López, a quien le fue suspendida este jueves, por segunda vez, la audiencia de apelación de una condena a casi 14 años de cárcel.

Según el abogado defensor Juan Carlos Gutiérrez, la diligencia fue pospuesta porque López no pudo ser trasladado desde la prisión militar de Ramo Verde al Palacio de Justicia en Caracas, debido a una protesta que bloqueó la vía por donde debía pasar.

De 45 años, López fue condenado en septiembre de 2015 por cargos de incitación a la violencia en las protestas que buscaban la renuncia de Maduro, entre febrero y mayo de 2014, y que dejaron 43 muertos.

Está preso desde febrero de 2014 en Ramo Verde, en las afueras de Caracas, donde según su familia sufrió recientemente el robo de las notas de su defensa por parte de agentes que ingresaron a la celda apuntándole con sus armas.

- CNE denuncia "amenazas" -

Con una baja popularidad y una debacle económica agravada por la caída de los precios del petróleo, Maduro descarta que el referendo revocatorio se pueda realizar en 2016, aduciendo que la oposición inició tardíamente los trámites.

La MUD busca que la consulta se lleve a cabo este año, pues si Maduro pierde habrá elecciones. Pero si se celebra después del 10 de enero de 2017, el mandatario podrá elegir a su sucesor, aun si sale derrotado.

En medio de ese forcejeo, el Consejo Nacional Electoral (CNE) deberá anunciar el 26 de julio si la MUD logró validar unas 200.000 firmas para activar el revocatorio. El chavismo ha interpuesto unos 400 recursos legales para frenar el referendo.

Su presidenta, Tibisay Lucena, denunció este jueves "amenazas, insultos y vilipendios" por parte de la oposición.

Esto, luego de que el 10 de junio advirtiera que el proceso para el revocatorio será suspendido ante "cualquier agresión, alteración o generación de violencia"

PUB/IAM