Los 28 embajadores de los miembros de la Otan y su par ruso se reunieron a las 10H00 (08H00 GMT) en la sede de la Alianza Atlántica en Bruselas, reinstaurando así el Consejo Otan-Rusia.

Esta instancia no mantenía encuentros desde junio de 2014 cuando la Otan decidió suspender toda la "cooperación práctica" con Rusia en protesta a la anexión de Crimea y el apoyo de Moscú a los rebeldes ucranianos del este del país.

Un portavoz de la Otan confirmó que los embajadores comenzaron su reunión con los representantes de Rusia.

"No tenemos miedo al diálogo, pensamos que el diálogo cuenta más cuando los tiempos son difíciles y las tensiones fuertes", explicó el martes el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg.

Stoltenberg dará una conferencia de prensa a las 10H00 GMT.

En la agenda del diálogo estarán los incidentes de este mes con aviones rusos que volaron cerca de un destructor misilístico estadounidense en el mar Báltico.

Dos días después, Washington acusó a Moscú de haber interceptado "de manera peligrosa y no profesional" un avión de reconocimiento estadounidense que, según el Pentágono, operaba en el espacio aéreo internacional sobre el mar Báltico.

Estos incidentes, según Stoltenberg, "subrayan la importancia de abrir líneas de comunicación a nivel militar, para la reducción de riesgos", tema que debía ser tratado en la reunión.

El miedo a que un "incidente" entre las fuerzas militares de las dos partes degenere a un nivel mayor preocupa a diferentes capitales occidentales.

Desde la crisis en Ucrania, Rusia incrementó los vuelos de aviones estratégicos en los límites del espacio aéreo de la Otan, en el Atlántico Norte y el Mar del Norte, manteniendo a los aviones de la Alianza en alerta máxima.

El riesgo aumentó aún más cuando Rusia comenzó su campaña de bombardeos en Siria en respaldo al régimen de Bashar al Asad. En noviembre un cazabombardero ruso fue derribado por Turquía, miembro de la Otan, que acusó a Moscú de haber violado su espacio aéreo.

Al mismo tiempo, Moscú acusa a la Otan de aumentar las tensiones reforzando su presencia militar en los países aliados de Europa del Este, en las fronteras de Rusia.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov, subrayó que fue la Otan la que congeló las relaciones y dijo que es la Alianza la que "estimó necesario contactarnos nuevamente".

"Pero tiene que quedar claro que no podemos seguir como si no hubiese pasado nada", dijo Lavrov luego de recibir a su homólogo francés Jean-Marc Ayrault el martes en Moscú.

Ayrault estimó que la reanudación del diálogo era "necesario" para "avanzar en el sentido del interés común, que es el de la paz y de la seguridad".

El representante de Rusia en el Consejo, Alexander Grushko, dijo que aprovecharía la reunión para protestar por las actividades de la Otan en las fronteras occidentales de Rusia.

"Vemos un refuerzo militar en el área del Báltico, lo que es desde nuestro punto de vista totalmente injustificado", dijo la semana pasada.

La reunión también se concentrará en la implementación de los acuerdos de paz de Minsk alcanzados para poner fin al conflicto en Ucrania.

El futuro de Crimea también será objeto de tensiones. El presidente ruso Vladimir Putin dijo que jamás se desprendería de la península mientras que la Otan insiste que nunca reconocerá su anexión.

Estos nuevos contactos entre la Alianza Atlántica liderada por Estados Unidos, y Rusia, se producen meses después de que el secretario de Estado estaodunidense, John Kerry, reanudara el diálogo con Moscú con el objetivo de alcanzar una solución al conflicto en Siria, arrastrando en esta decisión a los aliados de Europa Occidental así como a los de Europa del Este, reticentes a todo contacto con su vecino.

 

PUB/IAM