Fue su madre quien lo encontró ahorcado en su habitación. Tres semanas antes, él le confesó que era víctima de bullying en su nueva escuela