Seddique Mateen, padre del autor de la matanza de Orlando, el estadounidense de origen afgano Omar Mateen, expresó su "tristeza" en un video colgado el lunes en su página Facebook, y afirmó que le corresponde "a Dios juzgar a los homosexuales".

"Le corresponde a Dios juzgar a los homosexuales por sus actos, no a sus servidores. Estoy entristecido por esta noticia. Que Dios guíe a la juventud y le permita seguir el verdadero Islam", declara Seddique Mateen, vestido con traje oscuro y corbata roja y negra, en idioma dari, uno de los dos oficiales de Afganistán, frente a una bandera afgana.

"Estoy tan entristecido por este incidente, y así lo he dicho a los norteamericanos", asegura, en un mensaje de tres minutos, dirigido al "buen pueblo de Afganistán y a todos mis compatriotas" en el que alude a la muerte de su hijo, abatido por la policía.

"Anuncio aquí la muerte de mi hijo, es una triste noticia", dice.

"Me pregunto por qué ha hecho esto en este mes sagrado del ramadán" añade. "Mi hijo Omar Mateen era una muy buena persona. Estaba casado y era padre de un niño. Respetaba a su familia", prosigue. "No sabía que tuviera este odio en el corazón", agrega.

Explica que su hijo "trabajaba para una sociedad de seguridad que le había dado un arma. No lo comprendo. Fue a un club para homosexuales y mató a 50 de ellos".

Omar Mateen, de 29 años, que abrió fuego el domingo en un club gay de Orlando, en Florida, causando 49 muertos, nació en 1986 en Nueva York y vivía a unos 200 km al sudeste de Orlando, en Port Saint Lucie, según la prensa estadounidense. No tenía antecedentes penales.

Su padre había anunciado en febrero de 2015, en una emisión en dari en un cadena comunitaria, su candidatura a la presidencia afgana, denunciando "el control de los extranjeros" en Afganistán y la "corrupción generalizada".

PUB/CM