El papa Francisco cerró con firmeza la puerta al matrimonio entre homosexuales en la exhortación apostólica sobre la familia divulgada este viernes, en la que rechaza "los proyectos de equiparación de las uniones entre personas homosexuales con el matrimonio".

El documento, que lleva el título "Amoris Laetitia", fruto de dos ciclos de consultas y de dos tensos sínodos celebrados en octubre de 2014 y octubre de 2015 sobre la crisis que vive la familia moderna, considera "inaceptables" las presiones para que algunos países instituyan el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Por otra parte, el líder de la Iglesia Católica pidió a la Iglesia "valorar" las "uniones de hecho" llamando  a reconocer "los signos de amor" entre esas parejas, y "acogerlas y acompañarlas con paciencia y delicadeza".

El documento, de 260 páginas, entre los más importantes de su pontificado, acepta las uniones prematrimoniales como un paso adelante "hacia el camino de la plenitud del matrimonio y de la familia" y reconoce las numerosas razones por las que las parejas, según el contexto social y cultural, deciden convivir.

El Papa Francisco, además tendió la mano a los divorciados que se vuelven a casar en la exhortación apostólica sobre la familia divulgada este viernes, en la que invita a "hacerles sentir que son parte de la Iglesia" y recuerda que "no están excomulgados".

"Estas situaciones exigen un atento discernimiento y un acompañamiento con gran respeto, evitando todo lenguaje y actitud que les haga sentirse discriminados, promoviendo su participación en la vida de la comunidad", dijo. 

PUB/NL