Imagínense el pastel más feo de la Historia. Imagínenselo con Trump. Ahora, imaginen que Christopher Walken interpretara a Donald Trump.