Al menos un millón de latinos no podría emitir su voto en los próximas elecciones presidenciales de Estados Unidos (EEUU) en noviembre, debido a nuevas leyes implementadas durante los últimos años en 19 estados que hacen más difícil que un latino pueda votar.

Así lo reveló el último reporte investigativo de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Elegidos (Naleo, por sus siglas en inglés), que además estima que por lo menos 8 millones de latinos podrían enfrentar complicaciones para emitir su voto.


“Estas próximas elecciones van a ser las primeras en más de 50 años en las cuales los votantes no van a tener las protecciones de la ley de derecho de los votantes”, explicó a Metro Laura Maristany, directora de Política y Asuntos Legislativos de Naleo.


Hasta el 2013, los estados debían someter al Departamento de Justicia cualquier política pública o legislación relacionada a un proceso electoral o votación -según lo establece la Ley de Derecho al Voto de 1965-, para determinar si la ley atentaba o no contra el derecho al voto de las minorías.


Sin embargo, en junio de 2013 el Tribunal Supremo de EEUU en el caso Shelby County v. Holder, decidió que dicha fórmula estaba “anticuada” y dejó sin efecto tal disposición, no sin antes alertar al Congreso sobre la necesidad de modernizar el proceso. Al día de hoy, el Congreso no ha tomado acción y desde el 2013 casi dos decenas de estados han aprobado leyes electorales sin pasar por el cedazo del Departamento de Justicia.  


“Lo que hemos estado haciendo es que desde que esa decisión salió de la Corte Suprema estamos monitoreando que tipo de legislaciones o cambios electorales se han hecho que potencialmente puedan tener un impacto negativo en la comunidad latina, en los distintos estados”, dijo Maristany.


En la lista de estados figura Texas, Nueva México, Arizona, Alabama, Arkanzas, Indiana, Kansas, Kentucky, Nebraska, Montana, Mississippi, Nueva Jersey, Montana, North Carolina, North Dakota,  Virginia, Wisconsin, Utah, Tennessee y Ohio.


El cierre de centros de votación, el aumento de requisitos para poder votar, la ausencia de funcionarios que hablen español en los centros electorales y que puedan asistir a votantes latinos y el requerimiento de más de una identificación, son algunas de las medidas vigentes que podrían afectar la comunidad latina en los estados mencionados.


“Uno de los problemas principales que hemos visto es que para los latinos es bien difícil entender cómo se ve la discriminación hoy día. La discriminación en contra del votante no es como se veía en los años 60’, es muy distinta”, puntualizó la directora, añadiendo que ese tipo de legislaciones ya han afectado el voto de latinos en las primarias presidenciales que se han celebrado este año.


Para resolver dicha situación, la Asociación está pidiendo al Congreso que apruebe los proyectos HR 2867, S 1659 y HR 885, para enmendar y restaurar la fuerza de la Ley de Derecho al Voto.

“Dentro del electorado latino, aquellas personas que de verdad van a tener el poder son aquellos que se informen, así que mientras más información nosotros podamos proveer y los latinos tengan, más van a votar”, puntualizó Maristany.

  • Datos:

De acuerdo a Naleo, 27.3 millones de latinos serán elegibles para votar en las elecciones presidenciales en noviembre
•    Proyecciones. Del total, Naleo indicó que al menos 13 millones de latinos emitirán su voto en las urnas.
•    Complicaciones. Al menos 8 millones de votos podría estar en peligro debido a distintos obstáculos respecto al registro, identificación, acceso a centros de votación, entre otros.

 

PUB/IAM