Científicos estadounidenses confirman que basar la autoestima en los cumplidos no es saludable