El candidato a la presidencia de Perú, Julio Guzmán, segundo en los sondeos de intención de voto, inició este domingo una vigilia frente al Jurado Nacional de Elecciones, organismo que debe fallar sobre la viabilidad de su candidatura para los comicios del 10 de abril.

Guzmán, economista de 45 años que hace un mes no figuraba en las encuestas, se sumó a más de un centenar de seguidores que acampan desde el sábado frente a la sede de la institución en Lima, para exigir que se le permita seguir en carrera ante la amenaza de ser marginado por incumplir normas internas que la legislación electoral exige a los partidos políticos.

"Esta es una forma de decirle a todos los peruanos que no somos minoría y que tenemos derechos y que vamos a defender nuestros derechos hasta las últimas consecuencias", dijo Guzmán, candidato del partido Todos por el Perú, en un improvisado mitín ante sus seguidores.

"Voy a dormir en una carpa. Vamos a estar ahí hasta mañana (lunes). Mi esposa me va a acompañar por unas horas a la espera del pronunciamiento del Jurado Nacional de Elecciones", dijo a la AFP Guzmán, candidato que saltó en corto tiempo de las redes sociales a la segunda posición de la contienda presidencial, capitalizando el hartazgo de la ciudadanía frente a la política tradicional, según analistas.

Guzmán aseguró que decidió convocar a la vigilia en lugar de esperar a manifestarse luego, en caso de ser apartado de la contienda electoral. "Dependiendo de lo que pase, vamos a tomar decisiones", entre las que se incluyen manifestaciones pacíficas, agregó el candidato sorpresa de la actual campaña.

La decisión del Jurado Nacional de Elecciones debe producirse entre el lunes y el martes, cuando se cumple el plazo que la máxima autoridad electoral fijó para dar a conocer la decisión, que es inapelable.

Guzmán corre el riesgo de ver eliminada su candidatura debido a que su partido incumplió trámites administrativos relativos a elecciones primarias, que todo grupo político debe realizar para elegir a sus candidatos.

El candidato marcha segundo, con 17% de intención de voto según un reciente sondeo de la firma Datum, muy por detrás de la favorita Keiko Fujimori (35%), hija del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000) condenado por corrupción y crímenes de lesa humanidad.

 

PUB/IAM