En una conferencia telefónica con periodistas, uno de los altos funcionarios detalló que el plan, que el Pentágono enviará hoy al Congreso, considera 13 localizaciones diferentes en territorio estadounidense para ubicar a esos presos, sin recomendar ninguna en particular.

Esas 13 localizaciones incluyen prisiones ya existentes en estados como Colorado o Carolina del Sur, así como la construcción de nuevas instalaciones en algunas bases militares del país.

El presupuesto estimado por el gobierno para acomodar a los detenidos de Guantánamo en suelo estadounidense va de 290 a 475 millones de dólares, en función de cuántos presos sean reubicados finalmente y de la instalación elegida.

De los 91 presos que alberga actualmente Guantánamo, un total de 35 han recibido la aprobación para ser enviados a terceros países "en los próximos meses", sostuvo el alto funcionario.

De los 56 restantes, 10 afrontan cargos o han sido condenados en procesos ante comisiones militares y los demás son considerados demasiado peligrosos para salir en libertad o ser transferidos a un tercer país.

Guantánamo es un "símbolo negativo para nuestra seguridad nacional" y el plan que se enviará al Congreso plantea cerrar la cárcel, ubicada en la base naval estadounidense en el sureste de Cuba, de una forma "responsable y segura", enfatizó el alto funcionario.

Obama presentará hoy desde la Casa Blanca, a partir de las 10.30 hora local (15.30 GMT), el plan para cerrar la cárcel, una promesa que arrastra desde su primera campaña electoral en 2008.

Desde el principio de su mandato, esa promesa se ha topado con la oposición del Congreso, especialmente entre los republicanos, que rechazan la transferencia de los presos a cárceles dentro de EEUU, por considerarlo ilegal.

Este lunes, un portavoz del Pentágono adelantó que el Gobierno pensaba cumplir con el plazo, que concluye hoy, para presentar a los congresistas una propuesta de cierre de la cárcel.

El Congreso, cuyas dos cámaras controlan actualmente los republicanos, ha emitido varias prohibiciones al traslado de presos de Guantánamo a suelo estadounidense, además de aplicar restricciones al traslado a otros países, con el argumento de que los detenidos son una amenaza para la seguridad nacional.

La cárcel de Guantánamo llegó a albergar a unos 800 presos poco después de su apertura, ordenada por el entonces presidente estadounidense, George W. Bush, tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

 

PUB/IAM