Controversia generó la transmisión del cura católico Fran Pavone, para apoyar la candidatura presidencial Donald Trump, luego que instalara un feto de un bebé abortado en un altar y entregara sus razones para apoyar al republicano.

La transmisión realizada por Facebook Live, de inmediato se ganó el repudio no sólo entre agrupaciones pro aborto y demócratas, sino de miembros de la iglesia, quienes se horrorizaron con el polémico sacerdote.

Pavone, es el líder de un grupo antiabortista “Sacerdotes por la vida” y en los últimos días sumó dos videos con recomendaciones sobre la forma en como votar en las elecciones del martes.

La polémica transmisión, que tiene más de dos millones de reproducciones, muestra al sacerdote frente a un altar, donde sobre un manto blanco se encuentra al feto de un bebé abortado.

Mientras muestra al feto, el sacerdote manifiesta que “tenemos que decidir si permitiremos que el asesinato de niños continúe en los Estados Unidos o no”.

“Hillary Clinton y su plataforma del Partido Demócrata dicen que sí, dejemos que esta matanza de niños continúe (y usted paga por ello); Donald Trump y la plataforma del Partido Republicano dice no, la niñez debe ser protegida”, sentencia.

La polémica escaló hasta las altas esferas de la iglesia católica en Nueva York, por lo que el director de Políticas Públicas de dicha arquidiósesis, Ed Mechmann,  criticó duramente el trabajo de Pavone.

“Frank Pavone, el líder de Sacerdotes por la Vida, salió en vivo por Facebook para apoyar a Donald Trump. Ése es su derecho como ciudadano de los Estados Unidos y uno puede estar de acuerdo o no con eso. Pero la forma en que lo hizo fue pésima y merece ser repudiada por todos los que nos consideramos provida en el sentido absoluto de esa palabra", dijo el vocero de la iglesia.

"Es difícil para mí expresarme con calma, medir los términos, ante la revulsión que siento por esto", publicó en el sitio oficial de la arquidiócesis Mechmann, un abogado formado en la Universidad de Harvard. "Un ser humano fue sacrificado y el altar de Dios ha sido profanado, todo por política. Todo aquel que respeta la dignidad de cada ser humano debería rechazar y repudiar esta atrocidad", concluyó.


PUB/NL