La policía de Múnich no ha encontrado nada que relacione al responsable del tiroteo y la matanza de Munich de ayer viernes, que costó la vida a nueve personas, con el Estado Islámico (EI), tras registrar su vivienda, y explica lo acontecido como un posible acto de locura.

"No hemos encontrado nada que haga pensar que el atacante tuviera que ver algo con EI", dijo el responsable de la policía de Múnich, Hubertus Andrä.

"En cambio si hemos encontrado material que mostraba interés por casos de matanzas generadas por ataques de locura", agregó.

Se encontraron, entre otras cosas, muchos artículos sobre acciones policiales y un libro titulado "Amok, por qué matan los estudiantes".

Asimismo, la policía reiteró que se trataba de un joven germano iraní de 18 años y que creció en Múnich y que lo ocurrido no tiene nada que ver con los refugiados.

"Ni el ataque ni el atacante tienen relación alguna con el tema de los refugiados", dijo Andrä.

Andrá dijo además que no hay indicios de que el atacante tuviera cómplices y que de momento no hay ninguna razón para no moverse con normalidad en Múnich.

PUB/NL