La policía francesa descubrió durante la noche del domingo al lunes un auto cargado con seis balones llenos de gas estacionado cerca de la Catedral de Notre Dame, en pleno centro de París. El descubrimiento ha puesto en altera una vez más a las divisiones antiterroristas.

Ya fueron detenidas seis personas, incluido el dueño del auto, quien aún se encuentra retenido y que cuenta con ficha S, que significa que está relacionado con el islamismo radical. La investigación la está llevando a cabo la unidad antiterrorista de la policía de París, que aún no ha determinado los motivos por los cuales estaba el auto estacionado con estos bidones en su interior.

Fueron los locatarios de unos restoranes cercanos quienes dieron el aviso a la policía. El auto, un Peugeot 607, estaba estacionado en una calle que corre paralela al río Sena y que cuenta con gran actividad gastronómica y nocturna.

PUB/FHA