Tres policías de élite enviados a Rio para cuidar de la seguridad durante los Juegos Olímpicos fueron baleados este miércoles al entrar por error a una favela, informó el gobierno brasileño.

"Fueron tres policías de la Fuerza Nacional que entraron por error en la comunidad Vila do Joao; el vehículo fue alcanzado (por disparos de) traficantes", dijo a la AFP un policía que pidió no ser identificado.

El incidente ocurrió en una de las barriadas del Complexo da Maré, cerca del aeropuerto internacional y los principales accesos a Rio de Janeiro, donde se celebran los Juegos Olímpicos desde el 5 de agosto.

"Uno de ellos fue alcanzado en la cabeza, pasó por cirugía y está en observación. Otro fue herido sin gravedad" y un tercero resultó ileso, informó el Ministerio de Justicia en un comunicado.

"Fue un ataque lamentable y cobarde. Ya estamos con nuestras fuerzas de inteligencia identificando a los responsables. Dos ya fueron identificados", aseguró el ministro de Justicia Alexandre de Moraes a periodistas en Rio.

Los agentes heridos forman parte de los 5.000 integrantes de la Fuerza Nacional enviados a Rio para reforzar la seguridad de los Juegos. Este cuerpo de élite es integrado por policías militares y bomberos de todo el país y enviado a los estados para reforzar la seguridad en situaciones específicas.

El martes, tres personas sufrieron heridas leves cuando un autobús con periodistas acreditados para los Juegos Olímpicos fue apedreado durante su ruta entre el complejo olímpico de Deodoro y el Centro de Prensa Principal, en Barra de Tijuca.

Rio enfrenta niveles crónicos de inseguridad y violencia urbana alimentados por el narcotráfico y la pobreza de gran parte de sus habitantes. Un promedio de casi cinco personas por día tienen muertes violentas en la ciudad.

Para garantizar la seguridad durante el megaevento deportivo, las autoridades diseñaron un operativo que incluye 85.000 policías y militares desplegados en Rio y en las otras cinco ciudades que acogen los partidos de fútbol durante el evento deportivo, el doble que en Londres-2012.

PUB/CF