1. Es la dinastía más antigua del mundo

La dinastía japonesa es la monarquía hereditaria continuada más antigua del mundo, siendo conocida como la Dinastía Yamato. La Casa Imperial japonesa reconoce la legitimidad de los ciento veinticinco monarcas que se han sucedido desde el ascenso del Emperador Jimmu, (cuya fecha tradicional es la del 11 de febrero del 660 a. C.) hasta llegar al actual Emperador, Akihito. La mayoría de los historiadores opinan que los catorce primeros emperadores más que reales son personajes legendarios (desde el Emperador Jimmu, al EmperadorChuai).

2. El Emperador es el máximo sacerdote en la religión ancestral Shintō

El Emperador es el máximo sacerdote en la religión ancestral Shintō y la ley sálica vigente establece que sólo heredará el título de emperador un descendiente varón.

3.  Qué funciones tiene el emperador de Japón

El papel del emperador está definido en el capítulo I de la Constitución de Japón de 1947:

   -El Artículo 1º define al Emperador como el símbolo del estado y de la unidad del pueblo.
    -El Artículo 3º requiere la aprobación del gabinete para todos los actos del emperador en materia de estado.
    -El Artículo 4º establece específicamente que el emperador no debe tener poderes relacionados con el gobierno.
    -El Artículo 6º da al emperador el poder para nombrar al primer ministro y al juez jefe de la suprema corte, tras la ratificación de la Dieta y del gabinete respectivamente
    -Artículo 7º da al emperador el poder para tomar para sí varias funciones ministeriales típicas de un jefe de estado, sujeto al aviso y aprobación del gabinete.

A diferencia de otros monarcas constitucionales, el emperador del Japón no tiene poderes reservados, pero  lleva a cabo muchos de los roles de un soberano ceremonial como jefe de estado.

4. Cómo es la ley de sucesión de la monarquía nipona

La Ley de la Casa Imperial en vigor fue promulgada en 1949, solo dos años después de que se aprobara la Constitución del país, una carta magna pacifista que le fue impuesta por Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial y que redujo a la mínima expresión el papel del emperador.

La Ley no contempla la renuncia al trono y sólo regula los supuestos de regencia en caso de que el soberano sufra temporalmente una grave enfermedad física o mental, que le impida desarrollar su labor. Tras la resolución del Consejo de la Casa Imperial, el Gobierno deberá aprobar un proyecto de ley, que habrá de ser respaldado por la mayoría del Parlamento. Sólo tras este complejo proceso Akihito podría hacer realidad su deseo de jubilarse.

5. Su hijo Naruhito sucedería al actual monarca

A sus 56 años, el príncipe Naruhito está llamado a suceder a su padre Akihito. Licenciado en Historia en la universidad de Oxford, Naruhito ha realizado varios viajes internacionales y  mantiene una excelente relación con el pueblo de Japón. Uno de los aspectos personales más conocidos del emperador está relacionado con su esposa Masako, que se convertirá automáticamente en emperatriz. Muchos dudan de su capacidad ya que se conoce como 'la princesa triste', porque arrastra una depresión que se atribuye a su incapacidad para adaptarse a la disciplina y tradiciones de la Corte, que se habrían agravado por la imposibilidad de dar a luz un varón.

PUB/IAM