El pasado 13 de septiembre, los musulmanes de todo el mundo celebraron la fiesta del Eid al Adha, también conocida como la fiesta del cordero. En Daca, capital de Bangladés, la sangre de los animales sacrificados se mezcló con el agua de las fuertes lluvias, lo que provocó la aparición de "ríos de sangre" por toda la ciudad.

El Eid al-Adha es una celebración musulmana que conmemora un pasaje recogido de forma similar en el Corán y en la Biblia: la salvación de Ismael (en la Biblia, Isaac), que iba a ser sacrificado por su padre, Abraham, como muestra de su obediencia a Dios. En esta festividad, los musulmanes sacrifican un animal, generalmente una vaca o un cordero.

Las autoridades designaron 1.000 lugares en la ciudad donde los residentes podían hacer los sacrificios, pero algunas personas todavía matan a los animales en la calle, informó el Tribune Dacca.

Según el informe de habitabilidad que The Economist publica anualmente, Dacca es una de las diez peores ciudades del planeta en las que vivir. Uno de los motivos son las constantes inundaciones: la región se encuentra a escasos metros del nivel del mar y las lluvias monzónicas provocan miles de desplazados cada año.

El resultado es una escena inusual e impactante que ha llamado la atención del mundo entero gracias a las imágenes tomadas por habitantes de la ciudad y compartidas por las redes sociales:

 

PUB/IAM